Traductor

domingo, 15 de septiembre de 2013

VUELVE UNA LEYENDA

Hoy no voy a hablar de mi libro (podéis estar tranquilos, respirad aliviados, venga, ya pasó el peligro).

La Editorial PAMIES acaba de sacar al mercado una nueva impresión de una novela épica. Única.  Se trata de El Asirio, de Nicholas Guild.  Leí esa novela hace años, y debo decir que me dejó impactado.  Cualquier novela, leída después de El Asirio, pierde en la comparación (bueno, vale. salvo algunas genialidades como Yo Claudio, Memorias de Adriano o Sinuhé El Egipcio)

Portada actual del libro.
Un poco cutrilla, pero es lo que
pasa con el Photoshop
.
SINOPSIS:  Siglo VII a. C. Tiglath Assur y Asarhadón, hermanastros, excelentes amigos e hijos del rey de Asiria, comparten sueños y secretos, aunque saben que parten muy atrás en la línea de sucesión de la corona. Pero tras la designación del heredero al trono, una plaga de suicidios y asesinatos, que conduce a Asiria al borde de la guerra civil mientras tribus bárbaras invaden el país, les despeja el camino. Son tiempos terribles en los que se suceden traiciones y matanzas sangrientas, y muchos ven destrozados sus sueños. Según predicen los augurios, su prima, la encantadora princesa Asharhamat, se desposará con el nuevo rey. Las pasiones chocan con la política y los hermanos se enfrentan entre sí. Tras la caída de Babilonia se produce el auge de Nínive, y los dos hermanos se tendrán que plantear elegir entre la voluntad de los dioses y sus deseos, lo que cambiará el destino del imperio.

Dicen que es una de las tres mejores novelas históricas que se han escrito. En todo caso, siempre la ponen el el TOP 10 del ranking de las mejores.  Siempre nos quejamos de que muchas veces, los editores son unos tales y unos cuales y que dejan "perdidas" grandes novelas sin volver a reimprimirlas. En este caso debemos felicitar a PAMIES por si elección.

Literatura histórica en estado puro. La próxima semana os hablaré de su continuación (que la hay).

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo. Lo leí hace años y aún lo recuerdo con cariño. Pero hay que empezar leer los dos libros, no voy a desvelar la continuación.
    Todo aquel que los lea no volverá a ver igual un museo donde se expongan piezas asirias. Palabra.
    Yo tengo intención de releerlos.

    ResponderEliminar