Traductor

domingo, 16 de febrero de 2014

OSCURIDAD, de Amelia Noguera

Hoy traigo de nuevo una novela para comentar.  Y como las que ya he comentado anteriormente, creo que merece mucho la pena.

SINOPSIS:  Mes de Gamelión, siglos después de la Edad Oscura en el mundo resurgido tras la catástrofe. La joven Maya, de la casta de los guerreros, observa junto a sus amigos la partida de la nave de Orfeo hacia Europa, la isla de la abundancia, de la libertad. En ella viajan aquellos a los que el oráculo ha confirmado para hacer el Gran Viaje. Sin embargo muchos temen que esa esperanza que algunos vislumbran en la otra isla no sea más que un gran engaño para librarse de los inconformes, los indignados y los críticos. ¿Por qué nadie ha vuelto para contarlo? Por eso, quizá, el geleonte Hefesto, obligado en la Inspección del Ánimo y la Salud a embarcar, ha envenenado a su mujer y a su hija y se ha suicidado. 

Pero no siempre todo es lo que parece; eso lo descubrirán pronto Maya y sus amigos, porque la amistad y el amor incondicional a veces es lo único que nos queda a los humanos en un mundo en el que todo está invadido por la oscuridad. 

La verdad está al otro lado del mar. 

Debo señalar desde el principio que Oscuridad presenta  una parte mala y una buena.  ¿Cuál queréis primero? Vale, empezaré por la mala:  lo siento, Amelia, pero esta novela no ganará ningún premio de la Asociación de Editores de EE.UU, así que no podrás conocer a George Clooney.  Es una distopía, sí. Pero no has tomado la idea de ningún manga japonés, ni has seguido las directrices de ningún autor consagrado. Y, por si fuera poco, tus protagonistas no son superguaposdelamuerte, ni repites todo el rato lo frustrante que es ser adolescente y bobo.

La parte buena... que esta novela, seguramente Jorge Luis Borges la habría prologado con muchísimo gusto. El mismo Jorge Luis Borges que cometió la osadía innombrable de decir públicamente que Ray Bradbury era un gran autor.  Y esta obra le habría encantado.   Porque hace pensar. Porque hace que te reflejes en los personajes. Porque hace que descubras cosas de ti mismo. Y porque, incluso, consigue que veas cosas de ti y del mundo que odias.

Amelia Noguera ha creado  una obra muy canalla.   Su distópico futuro es un espejo del nuestro. Es el reflejo del reflejo, como diría Michael Ende, y es imposible no sentirse identificados con la codicia, la ambición, y toda una serie de compulsiones sociales que,  inevitablemente, nos llevan al desastre.  La ruina de la sociedad no surge de una guerra nuclear o de un arma biológica, sino de nuestro interior y de nuestros demonios. Ese mundo es el nuestro, y hay suficientes elementos sociales, religiosos y políticos en la trama, como para que nosotros nos convirtamos en los protagonistas del gran viaje.  Para bien, o para mal. 

Pero lo que más me gusta de esta obra es que la autora pasa olímpicamente de los cánones. Sus protagonistas juveniles  no adornarán fondos de escritorio en iPhones, pero sí adornarán recuerdos. Esos mismos personajes no son planos, no son personajes de serie barata de televisión trasladados al papel, como ahora parece estar de moda en la literatura de EE.UU.  Son individuos que puedes amar u odiar, e incluso, y eso es lo más perturbador, puedes odiar y comprender. Y en esto último está la mayor de las trampas de la autora, pues sus personajes se mueven motivados por el amor y la amistad, que son los mejores justificantes.   Por ello no esperéis  que en vuestra imaginación se desarrolle una película palomitera. Vosotros tendréis que poner los decorados, pues la autora no os lo va a poner fácil. Junto con la sangre habrá sentimientos, realidad, pasión y pensamientos. Si no os consideráis capaces de digerirlo, no la leáis. Pero si queréis apasionaros por una historia, no la dejareis escapar.

En un momento en el que Hollywood se dedica a perpetrar los mitos griegos con versiones comiquero-palomiteras del Olimpo... Amelia  Noguera redescubre un futuro distópico a base de un pasado fascinante. ¿Quién dijo que Grecia estaba acabada?  Yo no. Amelia tampoco. Borges, seguro que menos. Vosotros... animaos a descubrirlo. Merece la pena.



5 comentarios:

  1. Solo puedo darte las gracias, es una reseña muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Has dado en el clavo. No sirve para una película palomitera de adolescentes con hormonas en ebullición.

    ResponderEliminar
  3. Por eso me ha gustado tanto. Últimamente me llevo muy mal con hollywood

    ResponderEliminar
  4. Qué pinta tan buena tiene. Con la reseña que has hecho, además, como para no fijarse en la novela :)

    ResponderEliminar
  5. Tu reseña es difícil de superar... es casi perfecta. Yo creo que la novela da perfectamente para una película, y que Amelia podría incluso escribir una trilogía. No nos tenemos que cansar de soñar...

    ResponderEliminar