Traductor

miércoles, 15 de enero de 2014

WHATSAPPEANDO EN LA CIUDAD

Sí, ya sé que el Whatsapp es muy divertido, pero tiene sus peligros.   Hoy día, cualquier aparato con botones los tiene. Para empezar, hay que advertir que el programa está registrado como una utilidad de mensajería. Lo malo es que los usuarios lo utilizan como si fuera una red social, y aquí comienza el primer problema, pues las redes sociales, por ley, deben cumplir una serie de requisitos para garantizar la privacidad y la seguridad de sus usuarios. El Whatsapp, al ser un programa de mensajería, no los cumple.  Esto hace que en manos de menores se convierta en una bomba de relojería.  Seamos francos, ¿para qué necesita un crío de 11 años un móvil con 3G, Wii, GPS, pantalla holográfica y conexión directa con el ordenador de la USS Enterprise? Pues para nada.    Hay estudios que demuestran que la mayor parte de los menores piden móviles que les permitan usar a pleno rendimiento el Whatsapp.   A eso se reduce todo.

Aparte de la falta de seguridad, el simpático programa se ha convertido en una fuente de estafas online. Las más populares de los últimos dos años han sido:

  • Instálate tu Whatsapp en el PC. Chatearás hasta en el trabajo… Eso sí tendrás que dar tu número de móvil en el proceso de instalación. Prepárate para divertirte pagando cientos de mensajes no deseados.
  • Espía el Whatsapp de tu novia. ¡A saber con quién chatea la muy…!  Ah, claro, y de paso prepárate para ser usuario involuntario de un carísimo sistema de mensajería Premium y a que te roben el perfil. ¡Así aprenderás a no ser un celoso-tontolaba! Se calculan en 28 millones las parejas rotas por culpa de los celos generados por Whatsapp.
  • Localiza a tus amigos a través del Whatsapp y averigua dónde se encuentran. Un bonito futuro pagando mensajes indeseados de SMS te espera. ¿Creías que vendían duros a peseta?
  • « Te estoy escribiendo por Whatsapp. ¿Me agregaste ya o me has contestado? ».  Como contestes a ese mensaje, aunque sea para decir “no”, serás de nuevo usuario del bonito servicio de mensajería  “expensive-luxury”.


Y como no quiero asustar al personal  con historias terroríficas, me limitaré a dar algunos buenos consejos gratuitos:

  • No dejéis que los niños usen Whatsapp. No lo necesitan para nada.  El programita es  un anzuelo muy apetitoso en cuyo extremo hay demasiados pedófilos. No merece la pena meterse en líos, ni aunque el niño se empeñe en que todos sus amigos lo tienen.
  • Ojito al usar redes Wii abiertas o públicas. Con un simple programita te pueden robar todas las conversaciones, las fotos que enviaste y los vídeos (¿Realmente pensabas que se borraban?  Meccccc…. Error…..)
  • No compartas por Whatsapp datos personales ni íntimos. Nada de fotos guarrindongas, ni vídeos de tus borracheras, ni  datos bancarios, ni la receta secreta de tu Tiramisú.   Aunque te eches unas risas con los/as amigos/as, todo se puede robar.
  • Desactiva la opción de localización. Si haces eso, no te localizarán, aunque alguien se baje un programa que jure por Snoopy que sí que puede hacerlo. (Otro asunto es localizar tu móvil, de eso hablaremos otro día).

Y por último, a pesar de todas las precauciones, debo advertiros que clonar un número de teléfono en Whatsapp es más fácil que el mecanismo de un chupete, pero voy a ser bueno y no voy a decir cómo se hace (o mejor aún, voy a ser caradura, y lo contaré en alguna novela).


PD: Para mis amigos/as. Valeeee, que sí, que os juro que algún año de estos instalaré el Whatsapp. Pero primero debo actualizar mi móvil de tecnología tam-tam, y eso lleva tiempo. 

4 comentarios:

  1. ¿¿¿No tienes Whatsapp???? !!!!..Me has dejado muerta con lo del programa espía, qué barbaridad!! .
    Soy partidaria de todo lo tecnológico, pero siempre dándole un uso razonable. El whatsapp es muy útil, pero reconozco que llega a saturarme.
    En cuanto a lo que comentas de los niños, hya que tener en cuenta que son generaciones muy tecnológicas, y aunque coincido en que 11 años son muy pocos, también veo muy importante educarlos en su forma y tiempo de uso.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ideal sería un sistema whatsapp infantil con un adecuado control de registro para evitar adultos no deseados. Hace tiempo hubo sugerencias interesantes sobre ello con el Tuenti, pero no cuajaron. Ya se sabe... dinero... dinero...

      Y cierto, no uso whatsapp porque mi móvil me lo regaló Isabel la Católica, pero sí que uso LINE, jeje

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Anda, que la gente siga cayendo en los timos estos que mencionas al principio...

    ResponderEliminar