Traductor

jueves, 9 de enero de 2014

¡TODOS A CLASE! (2º Parte)

El otro día, nos quedamos con el alumno (o alumna) de turno empeñado en la dura tarea de sobornar al docente de la Edubba.  Hoy vamos a hablar del plan de estudios.

Estos son los restos mejor conservados
de una Edubba sumeria.  Muy cómodos no
estaban los alumnos.
Las clases se impartían, tanto por la mañana, como por la tarde, y había dos "ciclos" formativos: uno común y otro superior de especialización.  En el primer ciclo se estudiaban materias básicas, como escritura o lectura, pero no nos engañemos, pues aunque suene a sencillo, no lo era ni mucho menos.  Los sumerios escribían en cuneiforme, y su lengua era aglutinante. Escribir sumerio, por tanto,  no era nada fácil y se necesitaban años para dominar el tema.  Había que memorizar cientos de signos que, a veces, se parecían mucho unos a otros.  Debía ser tan difícil, que inventaron los primeros diccionarios de la historia, con listados de palabras clasificados por temas. A partir del Imperio Acadio, esos diccionarios son bilingües, con la palabra sumeria y su equivalente acadia, ya que Sargón de Akhad obliga a a la administración del imperio a escribir en ambos idiomas. 

Bart Simpson "homenajeando" a los/as
sufridores/as de las Edubbas
Para aprender a escribir los/as alumnos/as debían escribir listados y más listados de palabras (por la mañana). Si después del recreo (que servía para desayunar durante el mismo), había errores en los listados, aparte de recibir los latigazos correspondientes por parte del encargado de los castigos, tocaba repetirlos. Está claro que Bart Simpson se habría sentido como en casa en una Edubba. La tarde se dedicaba a realizar dictados (si el nivel de escritura era ya más avanzado) y a aprender idiomas (acadio), dibujo o las cuatro reglas de matemáticas.

Planos del palacio de Gudea. El alzado está bien,
pero nos quedamos sin saber dónde colocar el televisor.
La enseñanza del dibujo se enfocaba al alzado de planos, generalmente, y esto ha creado cierta polémica entre los sumeriólogos, pues es un hecho que dibujar un plano en una tablilla de barro es de lo más incómodo.  Se han encontrado planos de ciudades (Nippur), pero siempre eran planos esquemáticos.  En la estatua perteneciente al gobernante Gudea de Lagash se encontró lo que parecen ser los planos de su palacio. Estos aparecen dibujados en lo que es claramente una tablilla. ¿Se dibujaban siempre los planos en tablillas o en otro material más cómodo? ¿Hubo planos dibujados, por ejemplo, en papiro, que no se habrían conservado? Misterio...

En el segundo ciclo de estudios (que era aún más caro que el ciclo común) se impartían materias más difíciles, como astronomía y astrología (en aquellos tiempos era lo mismo), trigonometría, administración, música y canto (que eran las materias más caras de todas) o medicina. 

En resumen. Quien piense que en Sumeria  se estudiaba poco, es que nunca ha visto un zigurat. Y de zigurats, hablaremos otro día. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario