Traductor

domingo, 27 de octubre de 2013

CUENTOS DE SAN ANDRÉS (Kindlegarten Ediciones, al ataque)

Autor: Tomás Rivera.

Nº de páginas.  Cada parte unas 40, no os quejéis, que se lee en nada.

Editorial: Kindlegarten Ediciones. (autopublicación)

Sinopsis:  Es la historia de Américo Santos, enamorado de la bella Altagracia Cisneros. El problema es que su padre, alcalde del pueblo, es un ser amargado dispuesto a  amargar a otros. ¿Conseguirá Américo salirse con la suya? Hasta aquí puedo leer...

Descarga:  Gratuita. En el blog Kindlegarten.

http://www.kindlegarten.es/


Mi opinión:  La verdad es que disiento, en un detalle, con el par de reseñas que ya he visto de esta deliciosa obra. Es cierto que constituye un claro homenaje a la literatura iberoamericana. Pero también destila un humor gallego descarado y maravilloso. Ese humor inteligente e irónico que dice las cosas sin decirlas, apoyándose en el ambiente y en el gesto. A mí, personalmente, el estilo me recuerda más al autor Wenceslao Fernández Flórez. Quien haya leído El Bosque Animado, se dará cuenta y entenderá a lo que me refiero.  ¿Será porque Tomás y el gran Wenceslao son gallegos? ¡Oye, lo mismo va a ser eso!. 

El Bosque Animado. Gran novela y
gran película.
Un punto fuerte de esta obra son los personajes.  Durante cinco estresantes años de mi vida, organicé un concurso de cuentos internacional, del que era secretario del jurado. El certamen se llamaba Cuentos de Provincias, y consistía en redactar historias en ese estilo intimista y cerrado característico de la novela costumbrista española del siglo XIX (Clarín y otros).  Es en los lugares pequeños, donde todo el mundo se conoce y todos saben de qué pie cojea el vecino, donde se pueden crear los personajes más sorprendentes, pues aunque no cuentes la vida y milagros, o el pasado de dicho personaje, el entorno y el ambiente, marcan claramente el peso que esa persona lleva encima.  Esto lo adoptaron muy inteligentemente los escritores iberoamericanos, y por ello ambas vertientes, la gallega (en el humor y los personajes)  y la iberoamericana (en el lenguaje y la ambientación), definen el carácter de la obra.

En Cuentos de San Andrés se nota, y mucho, esa presencia del que vive siendo espiado desde los quicios de las puertas; de esos mundos donde los fantasmas duermen bajo las camas y se aparecen por las noches para recordarnos nuestros pecados.  Y si a ello añades ese humor gallego del que he hablado, la mezcla se convierte en explosiva. Te ves obligado a acabar la historia, ya no sólo porque sea corta, que lo es, sino porque no sabes la frase lapidaria que te espera a  vuelta de hoja, para arrancarte una sonrisa.

Don Camilo y Peppone.  Cuando el
personaje destila cariño y empatía
a raudales.
También esta obra me recuerda a mi juventud, ya que me la pasé leyendo cuentos del genial Giovanni Guareschi.  Sus personajes del Po, su cura Don Camilo o ese alcalde Peponne, que se enzarzan continuamente en guerras políticas, pero que en el fondo darían la vida el uno por el otro, me enseñaron que hay cosas que están por encima de una persona. A veces es la amistad, y en otras ocasiones, como en esta obra,. el amor a una muchacha.  Ciertamente eso convierte esta obra en algo muy original, porque se unen en ella el humor inteligente de Galicia, con el humor entrañable del Mediterráneo.  Un humor que también recuerda en la actuación del funcionariado público, a los funcionarios de las obras de Andrea Camilleri.  En San Andrés se unen las personas de un pueblecito del Po, con las calles cerradas de Macondo y las charlas de los centenarios robles gallegos. .

A pesar de todo, tengo
mis sospechas acerca de
quién ha escrito la obra... ;D
En resumen, que no podéis perderos esta obra. 

De momento ya van publicadas dos partes, que se leen en un suspiro. Y además, son gratis.  Dado que en el blog no va a haber una cola de jubilados llevándose los libros por la cara, ya no tenéis pretexto para no bajaros el vuestro y pasar una buena tarde de domingo.


PD: El autor de esta reseña declara que no recibió ninguna caja de marisco  por parte del autor de Cuentos de San Andrés.  Los rumores acerca de una orgía a base de centollos y percebes en Segovia, son infundados.  Mi médico me tiene prohibido el marisco. 



1 comentario:

  1. Sólo puedo agradecerte tu reseña, no sólo por ser positiva para con el libro, sino por lo inspirada, por el lirismo que desprende. Me maravilla cómo se imbrican el innegable carácter gallego con la inspiración de Iberoamérica y los entrañables personajes de Guareschi, que aquí en Galicia han influido notablemente en la serie televisiva "Padre Casares.

    Por mi parte, desmiento también el envío de caja de marisco alguna a Segovia, aunque sobre la autoría del libro, mi abogado me ha aconsejado no hacer declaraciones xD

    Muchas gracias de nuevo. Saludos!

    ResponderEliminar